Gerencia de Empitalito habría sido ofrecida a un exalcalde

El Francotirador quiso indagar al ingeniero Henry Liscano Parra, actual gerente de EMPITALITO, si se proponía renunciar o no a su cargo.

Dicen que el alcalde de Pitalito, Edgar Muñoz Torres, al parecer ha comenzado una carrera maratónica en el año y un mes y medio que le queda de mandato, para comenzar a tejer sus telarañas con miras a tener suficientes aliados políticos que le ayuden a llegar a la Cámara de Representantes cuyas elecciones tendrán lugar en marzo de 2026.

Y aunque la fecha es bastante lejana para iniciar una campaña exitosa, él como Don Quijote de La Mancha, dizque anda ofreciendo, no la ínsula que el imaginario caballero español ofrecía a Sancho Panza, sino puestos a diestra y siniestra en su administración municipal, la cual en su quijotesca obsesión la ve como un gran imperio desde el cual puede llegar a conquistar escuderos que lo llevarán al salón elíptico del Capitolio Nacional.

Desfile de concejales de otros municipios

Gente que a diario frecuentan La Chapolera, dicen haber visito concejales de otros municipios como Garzón y San Agustín (para mencionar solo algunos) haciendo antesala en el despacho del jovial alcalde, con hojas de vida debajo del brazo, esperando el turno para dejarlas en sus manos, con el propósito de buscar puestos ofrecidos por él, al parecer a cambio de su anticipado apoyo para su aspiración futura.

El Francotirador también conoció que algunas secretarías y gerencias de institutos descentralizados, estarían siendo ofrecidos a políticos y empresarios de otros municipios, bajo la promesa o compromiso de apoyos para su aspiración parlamentaria. Una de ellas sería la Secretaría de Infraestructura y Vías, en cuya cartera nombró a un pariente del alcalde de Saladoblanco.

Dicen que se ha tomado tan en serio esta obsesiva aspiración, que al igual que Don Quijote, ya se siente pavoneándose por los pasillos del Capitolio, contemplando al otro extremo la Casa de Nariño y participando de grandes debates en las frías noches bogotanas, sentado en su apoltronada curul, llena de proyectos y asistentes a su lado.   

Habría ofrecido la gerencia de las Empresas Públicas

Un Francotirador que estuvo en las ferias del cacao y del café en el municipio de Gigante, se enteró que el burgomaestre de los laboyanos estuvo en las fiestas, los días domingo 13 y lunes 14 de octubre, haciendo contactos con políticos y empresarios, y claro está, buscando respaldo para su anhelada Cámara.

Durante una francachela celebrada en la finca del exalcalde de Pitalito, Luis Alberto González Cháux, conocido como ‘El Pisco’, el alcalde le habría ofrecido la gerencia de la Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios de Pitalito (EMPITALITO) a su anfitrión, a partir del primero de enero de 2023. No para él, pues este que fue el último alcalde que tuvo Pitalito, nombrado por la gobernación (1987-1988) antes de la elección popular de alcaldes, es un próspero empresario de la construcción, especialmente en el ramo de las carreteras y pavimentos, y seguramente no le queda tiempo, ni es rentable para él asumir este cargo. A lo mejor sería para un familiar suyo.

No se sabe si este exalcalde aceptó o no dicho ofrecimiento, ni las condiciones puestas en la mesa por el burgomaestre de los laboyanos, pero el ofrecimiento al parecer se hizo.

¿Y Henry Liscano?    

El Francotirador quiso indagar al ingeniero Henry Liscano Parra, actual gerente de EMPITALITO, si se proponía renunciar o no a su cargo en diciembre de este año, pero fue escurridizo y no contestó nada.

Henry Liscano Parra es quizá la ficha más importante y mimada del exsenador Hernán Andrade Serrano y de su hermana, la también exsenadora Esperanza, por lo que se cree que si el alcalde lo saca del puesto de gerente, le estaría dando una bofetada a quienes le dieron uno de los más importantes avales para llegar a la alcaldía.

Pero como en política todo es posible, quizá el alcalde ve debilitados a los hermanos Andrade, ahora sin curul y aproveche esa coyuntura para separar tolda.

Valga decir que el ingeniero Henry Liscano viene ejerciendo el cargo desde el inicio del mandato del alcalde Edgar Muñoz, transformando a EMPITALITO en una empresa con proyección a futuro, mostrando logros que no se ven en otros frentes de esta administración.

Liscano Parra ha sido blanco de feroces ataques de algunos sectores políticos que no han descansado en quererlo sacar del puesto. Ha sorteado una investigación de la Contraloría Departamental que lo suspendió del cargo por seis meses, investigación a la cual continúa vinculado. Y como si fuera poco, lo atacó el virus del Covid-19 que lo postró por más de dos meses en el Hospital, pero igual que Lázaro y Jesucristo, resucitó de entre los muertos para seguir al frente de la empresa.

¿Lo sacará el alcalde para abrirse paso a su codiciada Cámara? La batalla apenas comienza.