Algunos profesores habrían sido estafados en concurso de pruebas docentes

Tan inescrupuloso es el vendedor de la las supuestas pruebas con las que prometió a docentes o aspirantes al concurso lograr clasificar, como los maestros con mentalidad tramposa y corrupta que compraron dichas ilusiones.

Y es que no es la primera vez que este fenómeno se presenta no solo en el Huila, sino a lo largo y ancho del país, tanto en este como en otros concursos para lograr un cargo en el estado. Hasta las pruebas ICFES se ha detectado son objeto de compras previas de supuestos pliegos donde dicen aparece el glosario de preguntas que aparecerán en los sobres oficiales.

Una delicada denuncia hace el periodista Carlos Andrés Pérez, publicada en el Diario del Huila, donde al parecer «más de 370 maestros en el Huila tramaron un fraude en las pruebas de ingreso al magisterio, que se realizaron el pasado 25 de septiembre».

Afirma el periodista que: «La conducta delictiva comenzó meses pasados desde el sur del Departamento. Al parecer, un sujeto muy cercano a los docentes, y con residencia en Popayán, fraguó la trampa y persuadió a más de un profesor para comprar lo que sería un boleto ‘seguro’ a la propiedad de un cargo en el sistema público de educación».

Continúa con esta perla: «Un docente del municipio de Acevedo, en diálogo con Diario del Huila, contó que él fue contactado por una joven que había relacionado más profesores de su colegio. El plan delictual comprendía diversos paquetes. Uno de los más económicos era el ofrecido para profesores de primaria, costaba cinco millones de pesos; mientras que el de secundaria valía el doble. Con rebajas y ruegos, a muchos docentes se los dejaron en tres millones».

Corrupción en el magisterio

Es lamentable que este fenómeno se esté dando en el departamento del Huila, pues eso indica el grado de corrupción por el cual atraviesa el cuerpo docente, o al menos un sector de estos, a los cuales las directivas del sindicato que los agrupa, o no se percata o se hace el de la vista gorda y permite que esto ocurra.

Indica también la baja calidad de formación académica de estos docentes que compran estas supuestas pruebas, pues si estuvieran bien capacitados no necesitarían de estas trampas para mantenerse en su cargo o ingresar de planta cuando son apenas estudiantes.

Pitalito epicentro de la sospecha

Continúa el relato del articulo publicado por el mencionado diario diciendo que: «Uno de los docentes que presentó la prueba en Pitalito, manifestó que en el salón donde se registró el examen, una docente fue sorprendida con un micrófono que se le activó. Por esta situación consultamos al comandante de la Policía Huila, coronel Gustavo Adolfo Camargo, quien aseguró que no tienen registro de capturas al respecto. ‘Es muy difícil realizar un tipo de captura en flagrancia, demostrarlo es muy difícil’, además, dijo que a la Policía no le pidieron acompañamiento en esta jornada».

«Otro docente del municipio de Guadalupe, sur del Huila, afirmó que no solo en su municipio sino que en el pueblo vecino de Suaza muchos educadores pagaron para tener acceso a la prueba. ‘Varios docentes, especialmente los provisionales cancelaron la prueba, porque en el anterior examen algunos maestros pagaron 4 o 5 millones de pesos, fueron a una finca y les dieron las respuestas. En esta oportunidad lo que sé es que comenzaron a contactar maestros con muchos meses de anterioridad. Muchos pagaron siete, nueve, unos adelantaron con un millón de pesos. A algunos los citaron a fincas o los mandaron a concursar a Popayán, pero lo que ellos dijeron fue que la Universidad Libre no les quiso vender los resultados’, señaló el docente quien pidió reservar su nombre», dice en otro aparte de esta investigación.

Los estafaron

Según el relato del mismo docente de Acevedo, «una amiga de Pitalito, ‘se la llevaron para Neiva y la tuvieron encerrada viernes y sábado, y en la noche del sábado le dijeron que no se pudo’. Adicionalmente, recordó: ‘al grupo (whatsapp) ingresó otra persona y le dijo que no era el único grupo, que tenía como 370 profesores distribuidos en Pitalito, Popayán y Neiva. Que estaban en diferentes fincas de Rivera y Neiva’ «.

Por otro lado, un docente le confesó al mismo medio de comunicación que el día anterior a la prueba, a muchos docentes los citaron a una finca en San Agustín, los hicieron trasnochar y finalmente les dijeron que no pudieron filtrar la información. Al parecer no les devolvieron la plata.

Queda claro que con estas delicadas afirmaciones se abre un amplio debate para buscar mejorar la calidad del sistema educativo, pues de continuar esta modalidad delictiva el departamento del Huila y otras regiones del país continuará teniendo los más bajos niveles de educación, pues deja en duda la seriedad de algunos docentes que recurren a esta clase de fraudes para asegurar su puesto o mantenerse en él sin medir su verdadera capacidad intelectual.

También en sindicato de maestros debe pronunciarse al respecto, pues reclaman con vehemencia derechos para sus mejoras salariales y otras situaciones, mientras parte de sus afiliados recurren a estas prácticas malsanas para apoltronarse en sus puestos.