Estruendosa derrota del alcalde Edgar Muñoz en la elección de directivas del Concejo

El Francotirador se enteró que uno de los cerebros que comenzó a tejer la telaraña que enredó y maniató la elección del concejal Germán Gonzalo Díaz, fue el cinco veces concejal Octavio Ordóñez Perdomo.

Comenzó a erosionarse el liderazgo del alcalde de Pitalito, Edgar Muñoz Torres, en su relación con el Concejo municipal, al parecer debido a los constantes incumplimientos de sus promesas hacia quienes durante más de dos años creían en su palabra, pero poco a poco fueron perdiendo la confianza y la paciencia.

La primera estocada la dio la Comisión que se encargó de estudiar el proyecto de acuerdo municipal con el que el burgomaestre pretendía abultar el gasto público, engrosando una nómina burocrática que de aprobarse hubiera resultado lesiva para las finanzas municipales.

Elección de junta directiva del Concejo

Pero el golpe más fuerte lo recibió la tarde del viernes 4 de noviembre con la elección de la nueva junta directiva de la corporación, donde se formó de la noche a la mañana una coalición de quienes han venido reteniendo por meses su inconformidad con el mandatario.

Antes del medio día del viernes, El Francotirador anunció la puja que podría originarse como consecuencia del empate, que a esa hora ya presagiaba la estruendosa derrota del candidato del alcalde para ocupar la presidencia de la corporación.

Dice un viejo refrán español que en la puerta del horno se puede quemar el pan y eso fue justamente lo que sucedió la tarde del viernes, porque hasta el jueves en horas de la mañana el alcalde contaba con al menos nueve votos (según sus cuentas) para apoyar a su nuevo aliado, el partido Cambio Radical, con el que ha venido en una constante luna de miel, entregando primero la gerencia de Biorgánicos del Sur y la semana pasada la gerencia de la Terminal de Transporte, ambas cuotas de este partido.

Pues la cabeza más visible de los radicales en el Concejo, Germán Gonzalo Díaz, sonaba hasta el jueves 3 de noviembre como el seguro presidente de la corporación, para remachar con broche de oro una alianza, que dicen cree el alcalde, será decisiva en su ya cantada tras bambalinas, aspiración a la Cámara de Representantes dentro de cuatro años.

Sin embargo, como dice el Chapulín Colorado, no contaban con la astucia de algunos concejales que desde hace unas semanas comenzaron a planear la forma de conformar una coalición lo suficientemente fuerte como para enfrentarse al astuto alcalde, quien no se percató de semejante bola de nieve que comenzó a crecer lentamente.

El cerebro del maquibelico plan

El Francotirador se enteró que uno de los cerebros que comenzó a tejer la telaraña que enredó y maniató la elección del concejal Germán Gonzalo Díaz, fue el cinco veces concejal Octavio Ordóñez Perdomo.

Astutamente hicieron sonar los nombres de Laureano Molina Scarpeta y Obdulio Daza Torres, ambos conservadores y ahora rebeldes para sondear al burgomaestre. Este plan comenzó hace tres días, pero en realidad el nombre que tenían entre la manga era la única mujer concejal, Clarena Mora, quien también se ha visto vapuleada por los embustes del alcalde. La tarde del jueves 3 de noviembre ya habían conquistado los votos de nueve concejales, aunque dentro del plan quedó estudiado que uno de ellos fingiría votar por Germán, para engañarlo a él y por supuesto al alcalde.

Con ocho votos Germán y ocho Clarena, porque un concejal fingió que no votaría por ninguno, puso en aprietos al alcalde, quien desesperado el viernes por la mañana buscaba como aguja en un pajal, no solo a ese concejal escurridizo, sino tentando a otros del bando opuesto con sus acostumbradas promesas. Pero como dice el refrán que al perro solo lo capan una sola vez, estos concejales rebeldes decidieron no creer más en los embustes y se mantuvieron firmes.

El Francotirador también conoció que otros dos cerebros de este duro golpe al burgomaestre, serían los precandidatos a la alcaldía Franky Alexander Vega y Sergio Mauricio Zúñiga, pues un Francotirador los vio reunidos la noche del jueves en una casa a puerta cerrada, con algunos concejales rebeldes.

La hora decisiva

El alcalde buscó hasta última hora ese voto esquivo pero todo fue vana esperanza. Pero la sorpresa fue mayor cuando en el recinto de la corporación, Germán Gonzalo Díaz y la coalición del alcalde se percataron que Clarena Mora ya contaba con los 9 votos suficientes para ganar la contienda y asestar una dura derrota al concejal de Cambio Radical.

Al ver que nada se podía hacer los mismos concejales de la coalición del alcalde en una acto desesperado y para quedar bien con la única mujer colega, de manera decorosa decidieron no presentar la plancha encabezada por el líder Radical.

Y se la jugaron porque solo se presentó la plancha encabezada por Clarena Mora y votaron 16 de los 17, es decir, quien se abstuvo de votar por ella fue el concejal Germán Gonzalo Díaz, que no ocultó su humillante derrota. Estuvo tan aturdido que un Francotirador nos dijo que había salido despavorido del recinto, dejando hasta el bolso que él carga, encima de su curul y después mandó por él.

La nueva junta directiva

La nueva junta directiva quedó así: Clarena Mora, presidenta, Diego Vargas Cabrera, Primer Vicepresidente y Guillermo Rodríguez Rojas, Segundo Vicepresidente.

Valga decir que entre los concejales rebeldes que desde el comienzo cuando Octavio Ordóñez comenzó a realizar la tarea de tender la red, estuvieron, Obdulio Daza, Laureano Molina, Yelmi Murcia, Jairo Muñoz Encizo y la propia Clarena Mora.

Y los que hasta última hora permanecieron leales al alcalde son, Germán Gonzalo Díaz, Armando Aguilar, Yilber Neuta, Juan David Palomares, Manuel Muñoz, Manuel Molina, William Arboleda y David Melo.