En 33 años Empitalito no ha prosperado como se esperaba

Contrario a la concepción filosófica para la cual se crearon las empresas industriales y comerciales del estado, con el propósito de competir con la empresa privada y ser prósperas, Empitalito comenzó siendo un botín burocrático para negociar y pagar favores políticos.

Publicidad institucional

El 28 de septiembre de 1989, el concejo municipal de Pitalito aprobó mediante Acuerdo No. 034 la creación de las Empresas Públicas Municipales de Pitalito (EMPITALITO) en la administración del alcalde Jaime Cortéz Espinoza (Conservador). La creación de esta empresa bajo la figura jurídica de empresa industrial y comercial de estado, se da en momentos en que Colombia comenzaba los primeros pasos para descentralizar servicios básicos como el acueducto, alcantarillado, aseo y otros de los cuales eran los municipios quienes prestaban unos, mientras otros correspondían a entidades del orden departamental y nacional.

Publicidad

Los primeros acueductos en Colombia

En el año de 1940, bajo el gobierno de Eduardo Santos, se creó el Instituto de Fomento Municipal (INSFOPAL) entidad estatal adscrita el ministerio de Hacienda, que comenzó a construir los primeros acueductos y alcantarillados en todos los municipios del país.

La planta de la bocatoma del acueducto que surte de agua a la ciudad de Pitalito, fue construida por este instituto en 1960, bajo unos diseños técnicos de ingeniería hidráulica dignas de admirar, pero también cumpliendo unas especificaciones en la obra civil, muy estrictas.

En el departamento del Huila, el 28 de octubre de 1977, se creó la Empresa de de Obras Sanitarias del Huila ltda. (EMPOHUILA) que recibió los acueductos y alcantarillados del los 37 municipios de Insfopal, para su administración, mantenimiento y extensión.

Publicidad

Comienza EMPITALITO

Empohuila hizo entrega de este acueducto y alcantarillado a la recién creada Empitalito, cuyas operaciones comenzaron el primero de de enero de 1990. También pasaron a la nueva empresa municipal algunos trabajadores de carrera que venían de la departamental.

El primer gerente de Empitalito fue el administrador de empresas y economista Hermes Gambóa Latorre, nombrado por el alcalde Luis Humberto González Ortíz, quien reemplazó al prófugo Jaime Cortéz Espinoza.

Publicidad

El oficialismo liberal la manejó 14 años

Contrario a la concepción filosófica para la cual se crearon las empresas industriales y comerciales del estado con el propósito de competir con la empresa privada y ser prósperas, Empitalito comenzó siendo un botín burocrático para negociar y pagar favores políticos.

El 2 de junio de 1990, bajo la alcaldía del liberal oficialista Benjamín Antonio Vinasco Agudelo, nombró como gerente a José Adán Rodríguez Rojas, quien repitió en ese cargo en 2016. En 1992 la gerencia recayó en Edgar Tovar Ramírez y en 1995 llegó Gustavo Polanco, quien duró año y medio y a mediados de 1996 llegó el arquitecto Juan Carlos Ricci, ambos de la llamada convergencia liberal. En 1997 la gerencia la cogió nuevamente el oficialismo liberal con el ingeniero Reynaldo Urueña Cadena. En el 2000 nombraron de gerente al ingeniero Raúl Poveda y en el 2022 fue gerente Carlos Alberto Martín Salinas, ambos liberales oficialistas.

Publicidad

Durante la administración de la alcaldesa Gladys Canacué Medina, nombró como gerente a la señora Alexandra Toro Charry del partido Conservador, rompiendo así 14 años de dominio Liberal. En la administración de Carlos Arturo Giraldo (q.e.p.d.) estuvieron en la gerencia Miguel Antonio Rico Rincón y Guillermo Vargas Trilleras. Durante la administración de Pedro Martín Silva estuvieron gerenciando la empresa Cesar Mauricio Sierra y Cristian Pizzo Scalante. En la alcaldía de Miguel Antonio Rico Rincón estuvieron José Adán Rodríguez Rojas y Liz Adriana Carvajal, y en la actual administración gerencia el ingeniero Henry Liscano Parra.

Publicidad

No han sido mucho los logros de Empitalito

Durante estos 33 años de vida institucional, Empitalito, no ha sido una empresa manejada con un verdadero criterio empresarial, ni ha logrado mayores progresos en la modernización y prestación de los servicios que vende. La Plaza de Mercado y la Planta de Sacrificio, dos entidades importantes para esta empresa, fueron desgajas de su resorte.

La modernización del acueducto comenzó en la administración del alcalde Pedro Martín Silva, cuando presentó un proyecto a Findeter para la financiación de la Fase I de acueducto, obra ejecutada en la administración de Miguel Antonio Rico Rincón, donde se cambió la tubería de conducción en la ciudad. En esta administración se presentó el proyecto de la Fase II para ampliar el caudal de agua desde la bocatoma, hasta la planta de tratamiento Guaytipan, que fue aprobada por Findeter y se ejecuta en la actual administración, pero en la actualidad esta detenida. Actualmente el alcalde Edgar Muñoz Torres presentó un proyecto de adicción presupuestal que fue aprobada, pero hasta la fecha no arranca. Valga decir que estos proyectos no son de Empitalito, sino del resorte municipal, para ayudar a esta empresa a mejorar el servicio de acueducto en la ciudad.

Publicidad

En la administración de Miguel Atonio Rico se construyeron dos tanques de almacenamiento en la planta de tratamiento Guaytipan y en la actualidad se construyen otros dos para mantener una reserva suficiente para casos de contingencia. Sin embargo, estos tanques no funcionaran hasta que la Fase II no culmine, pues esta definirá la cantidad de agua que llegue finalmente a la planta.

Es decir, que es en los últimos 8 años que Empitalito ha comenzado a mejorar el suministro de agua para garantizar a futuro agua potable para toda la ciudad y asegurar la supervivencia de la empresa, cuya principal fuente de financiación proviene del tratamiento y venta de agua potable.

Publicidad

Logros de la actual administración

Uno de los grandes logros de esta administración fue la entrega de la prestación del servicio de aseo a una empresa especializada en esta área para tapar la vena rota de este sector que le originaba pérdidas a la empresa. Con ello se garantiza la prestación del servicio en el 100% de la ciudad, además del mantenimiento de parques y avenidas de la ciudad, algo con lo cual nunca había cumplido la empresa.

El programa Pitalito Limpio y Bonito, ejecutado por Empitalito, ha constituido otro gran logro, pero también despertó duros cuestionamientos por algunos políticos que nunca concibieron semejante proyecto.

El ingeniero Henry Liscano Parra, también logró conjurar el enorme pasivo laboral, herencia de administraciones anteriores, que de forma irresponsable contrataron recurso humano sin cumplir con la legislación laboral vigente, ocasionando un enrome boquete a las finanzas de la empresa, pagando pleitos a los demandantes.

También en esta administración se logró llevar agua potable al asentamiento suburbano de San Roque, en el corregimiento de Chillurco, algo que parecía quimérico, pero de enorme trascendencia para el mejoramiento de las condiciones de salubridad de estas más de 300 familias.

Durante esta administración se han construido y modernizado granes tramos de alcantarillado, sin ningún costo para los usuarios en distintos barrios periféricos de la ciudad, mejorando la calidad de vida de estas familias.

Lo que hace falta

Ha sido tal la falta de planificación de las administraciones anteriores que gerenciaron a Empitalito, que en 33 años no tiene sede propia y tienen que pagar arriendo para desarrollar sus actividades administrativas. En la mayoría de grandes ciudades, las empresas prestadoras de servicios públicos presentan como su emblema principal el edificio donde funcionan.

Cuando el ingeniero Henry Liscano proyectó la construcción de un moderno edificio, un número minoritario de políticos se opusieron a ese ambicioso proyecto, dejando a esta empresa como los nómadas, buscando donde ubicar sus oficinas.