Una carta de ‘mala fe’ a un Juez Laboral -Pitalito-

Hay personas en su condición de administrar justicia -poder- que «desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás» (José Ingenieros- El hombre mediocre).

Publicidad institucional

UNA CARTA DE «MALA FE« A UN JUEZ LABORAL – PITALITO-

Escrito por: LUIS FELIPE NARVÁEZ*

El sentido de esta carta no es para controvertir la ley o la norma, tanto que siempre he estado instituido y comportado dentro del marco constitucional. No tengo un pasado judicial oscuro del cual avergonzarme, pero soy humano y de errar estoy hecho.

El sentido profundo de esta carta es la defensa de la cortesía, el respeto y la dignidad del ciudadano ante cualquier hecho donde se administra Justicia -en este caso laboral-. No importa el status o el lugar que ocupe el ciudadano, ante LA JUSTICIA todos los ciudadanos libres deben ser tratados por igual (art. 7 Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley”.

Publicidad

Siempre he sido subordinado, pero aprendí de modo duro como empleador que la maximización de los beneficios no sólo se determina en las relaciones del empleador-empleado, también inversamente: empleado-empleador.

Praxis: de modo fáctico trate usted de armar una cuadrilla de trabajadores de la construcción y determine unas condiciones legales de seguridad laboral como contrato permanente, una gran parte harán caso omiso y se irán a otra obra.  Razones: movilidad e incertidumbre temporal del contrato y la posible pérdida de algunos subsidios del Estado. «Don, día trabajado, día pagado, si le sirve así sino ya me están llamando en otro lado». El relato oral cambia ante un Juzgado:  «la victimización» y «lo hice por necesidad». Esa condición de percepción de vulnerabilidad es donde se pierde la objetividad, la palabra del empleador queda por fuera del marco de legitimidad, muy lejos de la verdad buscada.

Publicidad

El Contador Público: «una empresa que asesoro está en la disyuntiva porque los trabajadores no se quieren asegurar legalmente, tienen SISBEN»…. Mi cuñada: la llamó su antiguo empleador para regresar a laborar, le respondió que sí pero sin la seguridad social correspondiente porque tenía ahora unos subsidios que podía perder. Unos hechos proyectados en miles.

Ante la administración de justicia laboral local: se me ha tratado como un empleador «bellaco», que actúa de «mala fe», que quita y roba derechos laborales adquiridos por miles de luchas de los trabajadores a través del tiempo (ver link del video de sentencia anexado).

Publicidad

Profético: «Felipe, todos los empleadores la tienen perdida ante la oficina de empleo, juzgado laboral y la normativa existente en favor del trabajador, negocie». Respondí: «no, no lo haré, tengo la verdad, realicé una prestación de servicios, creo en la justicia y el sistema jurídico en igualdad y la palabra empeñada».

Concluyo: 1.- la condición racional de los actores laborales y su praxis real se divorcia de las normativas legales establecidas. 2.- La prestación de estos trabajos delegados, temporales y nómadas hacen caer en un limbo legal al empleador ante su necesidad y la normativa laboral existente.

Publicidad

Nuevas y enriquecedoras experiencias in situ:

– Ser llevado a juicio ante el Juzgado laboral de Circuito de Pitalito, con el Juez Camilo A. Poveda

– En la sentencian oral me repitió varias veces que yo actúe de «mala fe», sustentado en un articulado numerado -quedé desconcertado-, colocando de manifiesto y en cuestión mi condición de docente universitario (ver link 1 de video de sentencia). Cabe interponer una tutela al derecho al buen nombre, a mi dignidad.

– El Juez determinó en la sentencia oral de modo literal que “Peor aún, tratar de con el actuar de la parte demandada, tratar de amedrantar a un trabajador ¿por qué está demandando?, claramente no es un actuar de buena fe, recuérdese que los trabajadores o las personas tienen derecho a exigirlos, pueden exigir sus derechos sin que esto pueda ser objeto de amenazas o de manifestación alguna”(minuto 53 de link del video de sentencia),  por lo anterior si se cursa denuncia Penal por Injuria y calumnia en la Fiscalía 2  Tribunal de Distrito Judicial de Neiva.

– En todo este tiempo he aprendido de Derechos de Petición, Tutelas y vericuetos normativos para alargar los tiempos y el funcionario pueda salir indemne: «lapsus cálami»(error involuntario).

– Mi abogado, Emiro Bravo, al final de la apelación, expresa: “se han venido lanza en ristre contra el demandado diciendo que es una persona desleal, que es una persona que ha obrado de mala fe y miren que el dio trabajo… obrando de buena fe” (hora: 1:10:44 del link del video de sentencia). Al final, ya tomándonos un café, Emiro, me preguntó: antes usted ha tenido algún tipo de relación o de enemistad personal con este juez. Le respondí: es la primera vez que lo veo. Emirito, hay personas en su condición de administrar justicia -poder- que «desconoce la cortesía, que es una forma de respeto por los demás» (José Ingenieros- El hombre mediocre).

En esta crisis financiera y de problemáticas legales presentadas, nace una pregunta sin respuesta: ¿ha valido la pena emprender un negocio en Colombia?

Para ver el video del Link es necesario tener cuenta en Skype

Nota: anexo: Link de video de sentencia

*Sociólogo, catedrático de la Universidad Surcolombiana.