Que no cunda el pánico

Tiene miedo la clase política tradicional del País, que, por más doscientos años de historia constitucional, disfruto de las mieles y los beneficios que el poder otorga manejando a su antojo corruptamente al País.

QUE NO CUNDA EL PÁNICO

Escrito por: EVER VERU COLLAZOS

Hoy, como nunca antes, la centro derecha del País,  al igual que aquellos que se creen ilusamente de clase alta aunque vivan en condiciones de miseria y extrema pobreza en muchos casos, (conozco de primera mano, personas que se creen de la alta alcurnia pero que no poseen bienes, y  al igual que yo, no consiguen ni tienen ni para comer siquiera  tres veces al día el tradicional corrientazo, e irónicamente no tienen  para pagar a tiempo los servicios públicos y menos  el arriendo a tiempo),  pero están alborotados, alarmados, inquietos, asustados y perplejos, al ver que como van las cosas, si extraordinariamente algo raro no sucede en los  días que se avecinan, el próximo presidente de la Nación, será GUSTAVO FRANCISCO PETRO URREGO,  popularmente  conocido como GUSTAVO PETRO.

Publicidad política

Tiene miedo la clase política tradicional del País, que, por más doscientos años de historia constitucional, disfruto de las mieles y los beneficios que el poder otorga manejando a su antojo corruptamente al País. Tienen miedo los liberales y los conservadores de no terminar haciendo parte del ponqué sino se unen las dos principales corrientes políticas que en toda la historia de la Nación amangualadamente,   se repartieron la torta a diestra y siniestra, a costa de las necesidades, la explotación y la ingenuidad de la mayoría de compatriotas. Tienen miedo los pocos y exclusivos terratenientes del País, que andan  aterrados por una posible reforma agraria y que por cualquier eventualidad les expropien algunos terrenos para adjudicárselos a los campesinos más pobres y desamparados de la Nación. Terratenientes que si mi memoria no me traiciona,  solo existen en dos grandes regiones de Colombia, el magdalena  medio y los llanos orientales.

Publicidad

Tienen miedo y andan temerosos los propietarios de las grandes multinacionales y los grandes emporios económicos del País, porque de ser presidente PETRO, tal como se avizora, tendrán que tributar al igual que el resto de Colombianos,  ( en su mayoría somos pobres) , y dejarán de ser beneficiados con cualquier cantidad de excepciones tributarias, que este Estado corrupto, mañoso y tramposo  les otorga al comulgar y cohonestar con ellos ( al ser quienes les patrocinan las campañas políticas y por ello terminan comprometiendo siempre los intereses de la Nación en todas sus áreas). Tienen miedo y andas aterrorizados los pocos ricos cada día más selectos, porque se plantea una reforma tributaria en donde proporcionalmente los que tienen más, de la misma manera deben tributar, con el fin de que de a poco se empiece a reducir la inmensa brecha que existe entre ricos y pobres de la Nación; pues cada vez los ricos son más ricos y los pobres somos más pobres y en mayores proporciones.

Publicidad

Tienen  miedo y están espantados, los propietarios de La  banca y todas las instituciones financieras porque eventualmente tendrían que reducir drásticamente los intereses de usura que nos cobran a los Colombianos por los prestamos que terminamos pagando hasta dos, tres y más veces. Tienen miedo las multinacionales explotadoras, exportadores e importadoras de hidrocarburos, porque se plantea la búsqueda de energías alternativas y con ello cuidar el medio ambiente, vital para la supervivencia de todos en el planeta. Tienen miedo y están  llenos de pánico los pocos privilegiados del Pais, toda vez que las prácticas y costumbres dañinas, malévolas y  perversas de un estado y unas políticas amañadas y complacientes con sus fechorías aunadas a la corrupción prevaleciente por décadas, la que manejaron a su antojo a costa del pueblo que somos la mayoría del componente de eta sociedad, terminen perdiendo todo tipo de exclusividades y beneficios otorgados.

No cundió el Pánico   en toda la historia constitucional del País, cuando la gran mayoría del pueblo, fuimos siempre utilizados,  engañados, manipulados, esclavizados y desangrados como sociedad, por la clase política  tradicional,   con el único propósito y fin de que aquellas selectas e intocables  familias del País,  dirigieran nuestros destinos, llevándonos a ser uno de los Países más desiguales del planeta, irónicamente muy a pesar  de ser una de las naciones más ricas en todos los segmentos, incluidos los recursos  económicos, naturales, minerales, ambientales,  y terminado en  los humanos, pues  tenemos grandes cerebros dignos de emular y de resaltar, para la envidia de muchos a nivel global.

Publicidad

En mas de doscientos años únicamente se encargaron de enriquecerse a costa de los mas ingenuos e ignorantes todos en su mayoría, yo uno más de aquellos utilizados para el logro de sus fines, corruptos,  ambiciosos y mezquinos.    

Para conocimiento de muchos, nuestro sistema político bicameral y multipartidista, no permite un poder absolutista y menos que un presidente  por más que anhele, se enquiste y se perpetúe en el poder, aparte de  que durante toda nuestra historia constitucional hayan primado e imperado los dos partidos políticos tradicionales, liberales y conservadores, toda vez que  existen más partidos políticos con las mismas garantías de control y decisión constitucionales. No hay opción alguna  de que alguien se convierta en emperador ni  en dictador, no podrá haber siquiera reelección presidencial, porque además dicha figura está prohibida constitucionalmente a posterioridad.

¿Cuáles libertades, supuestamente serán coartadas, si siempre hemos sido esclavos del sistema politico tradicional, no les parece suficiente, acaso parece poco ?

Aunque nos consideramos un estado social derecho, eso reza nuestra carta magna, y creemos ser una sociedad democrática que goza de  toda clase de libertades, siempre estuvimos esclavizados y amordazados por el establecimiento malévolo y maquiavélico, que siempre nos sometió al pago de intereses de usura, de altos gravámenes en impuestos, de altos costos en servicios públicos, de explotación salarial con sueldos de miseria, de mala atención en salud, en educación, falta de vivienda, de vías carreteables, precariedad de servicios públicos domiciliarios, de escasez en agua potable y alcantarillados ( aun  en nuestros días, existen familias rurales y hasta urbanas carentes de tales servicios básicos), entre otros de todo tipo de infraestructuras  y necesitadas sentidas ……

Publicidad

¿Entonces de que tenemos miedo?

¡No se dejen engañar por la centro derecha y la clase política tradicional ambigua, mañosa, tramposa  y corrupta, que tanto daño y mal le causo a nuestra sociedad;  que de hecho tiene miedo de perder la ostentación del poder, aquel que tanto les atrajo y al cual le sacaron tanto fruto! 

¿De qué nos preocupamos  ahora,  si nadie se preocupó en más de doscientos años, y los pocos que se preocuparon terminaron solos y abandonos en sus principios, aislados a su suerte  tempranamente, engrosando las filas de los  cementerios, y nadie dijo nada?

¿Quiénes ocasionaron más daños y males a la nación? si quienes pensaron distinto, ¿o quiénes dirigieron corruptamente siempre los destinos de nuestro país, empobreciéndolo cada día más, y saqueándolo continuamente con el único fin personal, familiar y  grupal?

¿Tenemos miedo de que nuestros amos, pierdan a perpetuidad, los beneficios de poseernos, arrodillarnos  y postrarnos como sus esclavos, siempre con los ojos vendados? ¿de eso tenemos miedo, la clase popular que al final de todas, somos los que en masa votamos?

Que tengan miedo ellos los pocos privilegiados de perder los beneficios y prebendas que las mieles del poder otorga, menos nosotros el pueblo, que somos la inmensa mayoría.

¿De qué tenemos miedo, sin nunca antes lo tuvimos?

¿De que este País DIOS mediante, dé al menos un medio vuelco para bien,  y empiece a enderezar el camino de la mayoría de los colombianos, quienes  somos los más damnificados en toda la historia constitucional del país, de eso tenemos pánico?

¿ POR TODO  ESO TENEMOS  MIEDO?